3.9.10

Intensity

Siempre pensé que ser intensa representaba algo de lo que yo tenía que avergonzarme. Como si siempre fuera TOO MUCH para los demás. El Chino me lo decía: "Dana, cálmate, eres demasiado intensa" y a mi me daba por sonrojarme, enojarme, frustrarme y decirme a mi misma que sí, que tenía que bajarle de intensidad a quien soy, lo que hago y cómo lo hago. Sí, me avergonzaba un poco. Y más porque ya iba encarrerada a decir algo y a hacerlo con toda la intensidad  y alguien (mi mamá, mis hermanas, mi papá, mis amigos... alguien) siempre me paraba. En seco. Emocionada y todo. 

   Una vez también, conocí a alguien que me decía: "No me digas 'intenso'. Me molesta que lo hagas. Porque NO soy intenso". He de decir que sí lo era; era un tipo demasiado intenso. Maybe just like me. Casi me enamoro de esa persona, pero afortunadamente (both for him and me) en una de sus intensidades me mandó a la chingada (en esta parte río, más bien me carcajeo y si llegaras a leer esto: sí, eres bastante intensito). 

   Recuerdo perfecto la vez que un ex me fue a perseguir a la central de autobuses de cierto lugar con unas rosas en la mano. Yo ya estaba en el autobús y entonces me marcó para decirme: "¿Lo intentamos?". Fue un momento de comedia romántica gringa (o al menos así me sentí, sólo me faltó la música de fondo). También está la vez que me largué a perseguir a otro ex hasta su ciudad en un último intento por recuperarlo con un detallazo amoroso de lo más cursi. Jajajá. Tenemos por otro lado la vez que me fui con 300 euros en la bolsa a Barcelona. Y una vez con 50 pesos a USA. O la vez que dejé la carrera para irme a cuidar a mi abuela enferma y aprendí a trabajar por primera vez. O la más reciente, la de dejarlo todo estar con mi abuelo en sus últimos días (maldito cáncer). O la vez que después de haber visto a un wey por 15 minutos terminé besuqueándolo (y más) porque me sentí total y completamente enamorada (de nuevo mis escenas baratas de comedia romántica hollywoodense).

   Y quiero aclarar que yo para expresar amor verbalmente soy muy mala. Pero también tenemos como muestra este blog. En donde con mis dedos quiero expresar todo el amor que no sé expresar con mis palabras. Creo que lo intento y a veces lo logro. Quiero expresar todas las cosas que traigo adentro. Y a veces me da por gritar, reír y llorar. Sí, como loca. Total y completamente loca. A veces me da por escribirlo en este blog. Y a veces me da por repartir 'te quieros' sinceros y reales. 

   Empecé el post diciendo que solía avergonzarme ser así como soy. Quizás era inseguridad, quizás era mi adolescencia. O ambas. Pero hoy me veo  mi misma como una mujer muy completa. Me falta mucho camino por recorrer y muchas cosas que aprender. Quiero ser una chingona, u know? Pero me amo tal cual soy. Soy una viejota, aunque suene pedante y estúpido. Y quiero ser aún mejor persona y cumplir muchas metas. Quién sabe en qué punto se gestó este cambio de sentirme conforme en la piel que porto hoy día. Pero lo he estado pensando; en los últimos días, semanas y meses amo ser quien soy. 

   Ser intensa no está mal. Al contrario. Las mejores escenas de películas, los clímax en los libros, las mejores descripciones, la mejor comida, las mejores obras de arte, los momentos más inspiradores, la música más chingona... son creados, inspirados, vividos y descritos por gente intensa. Como yo. Y no me da pena decirlo. 

   Así que si te da la gana pararme en seco, déjame decirte que ME VALE MADRES. En este punto de mi vida, ya me vale madres. Soy intensa. ¿Y qué? Los momentos intensos son los que le hacen a uno la vida. Believe it or not.

3 comentarios:

@actvservidor dijo...

¿Has leído alguna novela "intensa"?
La vida es la más intensa novela... y ciertamente de eso creo que se trata: gastarse la edad viviendo al máx.

saluos!!
(un gusto pasar por aqui, y me perdona las redundancias... son las 4:30 am aqui en Perú y no estoy muy en mis cien que digamos =P ...pero me gustó tu blog, te agrego a mi googlereader... te leo!)

Nefesh Bleu dijo...

Tienes razón, eres una intensota. Pero el cuate que sea tu pareja definitiva no se va a aburrir jamás. No es el primer post tuyo que leo, pero me agradó mucho tu postura de no arrepentirte por ser como eres.

Saludos. Chido blog. Chida vida.

Dana dijo...

Graciaaaaas!